Helicobacter y Cáncer gástrico. ¿Falsa Alarma o una muy real?

En Mayo del 2009 inicié el Blog y a la fecha rondamos las 8000 visitas, provenientes  de doce países en toda América y  de España. Me alegra que haya prosperado este propósito de que el lector participe en conservar o recuperar la salud.

Helicobacter pylori. Tiene forma de espiral y unos flagelos que le dan movilidad, agarre y penetración. A parte de eso transforma la apa protectora de moco del estómago en urea, que neutraliza el ácido del estómago, así se blinda y sobrevive pero al destruir la capa protectora del estómago, causa enfermedades como gastritis y ulceras; y a la larga cáncer.

Es impactante la importancia que tiene entre el público el tema del Helicobacter. La mayoría de preguntas han sido acerca de este tema, y es claro que se conoce que hay un peligro importante y prevenible en este asunto. Honrando ese interés inicio hoy una serie de post para revisar que hay de nuevo desde Junio 2009 cuando hice las primeras tres publicaciones acerca del tema.

Hacer clic para animación en Inglés. Buena descripción del cáncer gástrico.

Reflexionando si nos estamos preocupando excesiva e injustificadamente del tema, surge la pregunta:

¿Realmente la evidencia científica sostiene que el Helicobacter pylori es una causa de cáncer de estómago y que su tratamiento para erradicarlo ayuda comprobadamente a evitar casos?

He encontrado una excelente respuesta.

En Julio de 2009, gracias al trabajo del Doctor Fuccio y colaboradores, fue publicado en la prestigiosa revista “Annals of Internal Medicine” un artículo muy importante. Valioso por la solidez resultante de analizar cerca de 6000 estudios, para finalmente seleccionar sólo 7 que cumplían con la calidad e imparcialidad necesaria para darnos conclusiones confiables. Esto lo comparo con buscar oro  porque tienen que procesar toneladas de material para sacar unos pocos kilos de oro.

Duro oficio, Grandes esperanzas, igual que la investigación en la medicina

Quedaron 6695 pacientes infectados por Helicobacter divididos en dos grupos a quienes se les administró o no un tratamiento para eliminar la infección. Luego de ello sin saber sus médicos o los pacientes que tipo de tratamiento recibieron, para eliminar el impacto de los factores sicológicos (a esto se le llama método doble ciego); fueron controlados por hasta 10 años para verificar la aparición de lesiones precancerosas o cáncer propiamente dicho.

Veamos entonces los principales resultados y lo que significan para la salud de cada uno :

  • Del grupo de 3388 personas que recibió tratamiento con  antibióticos: 37 desarrollaron  cáncer gástrico para un 1.1%.
  • De  3308 que no recibieron tratamiento: 56 (1.7%) desarrollaron cáncer de estómago. Esto no parecerá una gran diferencia pero en realidad representa un 50% de aumento en el riesgo de padecer la enfermedad y de morir por ella.
  • Se vio mayor efecto preventivo en las etapas más tempranas de la infección; aun cuando siempre hay beneficio cuando ya hay cambios precancerosos.

¿Que recomendaciones extraigo yo de estos resultados, dirigidos al lector en el interés de su salud individual y la de su familia?

En el contexto de países que tenemos un saneamiento ambiental deficiente, con infección de 50 a 90% de toda la población: no es recomendable para todo el que presente la infección que tome el tratamiento. Pero sí lo es cuando además existen condiciones como:

  • Alta incidencia de cáncer de estómago en el país (El Salvador, Costa Rica, Venezuela, Chile, Perú y Colombia; entre otros)
  • Edad temprana niños, adolescentes y adultos menores de 30. En estos grupos el tratamiento tendrá su máximo beneficio.
  • Historia de cáncer gástrico en la familia consanguínea.
  • Presencia de: gastritis atrófica, úlcera gástrica o duodenal, metaplasia intestinal o pólipos estomacales.
  • Historia de varios familiares que hayan padecido cáncer de otros órganos.

En algunos casos el paciente y su médico deben evaluar:

  • Hacer un examen de comprobación de que se ha erradicado el Helicobacter, el más sencillo y confiable es el de heces buscando antígenos contra Helicobacter, luego de 4 a 6 semanas de terminados los antibióticos.
  • Si se demuestra la persistencia de la bacteria, dar un tratamiento con antibióticos y anti-ulcerosos que sea efectivo y diferente al usado la primera vez.

En conclusión está razonablemente comprobado que la infección estomacal por Helicobacter pylori es causa de algunos casos de cáncer gástrico y que su erradicación es capaz de evitar parte de ellos.

Seguimos próximamente con otros aspectos de este interesante tema.

Son bienvenidos sus aportes, críticas, sugerencias y consultas. Invite a sus contactos de Facebook, My Space y otros a conocernos y escribirnos.

EL MICROBIO DEL CÁNCER: Helicobacter pylori. Parte 1

En la historia del saber de  la humanidad hay supuestos que han impedido ver las cosas de otra manera, esos esquemas de pensamiento tan fuertes y difíciles de cambiar son los llamados paradigmas. En Medicina uno de esos casos en los que el aferrarse a un paradigma retrasó la aceptación de la evidencia de conocimientos útiles para salvar vidas y mejorar la calidad de vida de la humanidad, tiene que ver con el Helicobacter pylori.

 

La bacteria fue observada por primera vez en biopsias del epitelio (superficie interna) estomacal humano en 1875; descubierta en el jugo gástrico de perros en Italia desde 1892 y observada y descrita  en jugo gástrico de humanos en Cracovia (ahora Polonia) en 1899. El descubrimiento y su asociación con úlceras y gastritis fue sugerido por el profesor Jaworski, pero no tuvo la difusión necesaria (estaba en polaco) y por 80 años nadie se ocupó del microbio de la gastritis.

No fue sino hasta 1979  cuando dos investigadores australianos: Warren y Marshall redescubrieron a la bacteria en 1979 y ya en 1983 publicaron un estudio donde asociaban al Helicobacter pylori con la aparición de úlceras en estómago y duodeno, y gastritis.Pero como el paradigma era que las bacterias no podían sobrevivir por mucho tiempo en el medio ácido del estómago: la comunidad médica tardó más de 10 años (hasta en 1994) en reconocer la importancia de la infección por Helicobacter y recomendar oficialmente el tratamiento antimicrobiano para los casos en los que las gastritis y úlceras se asocian con la presencia comprobada de la bacteria. Incluso estos investigadores que llegaron a tomando un cultivo de H. Pylori uno de ellos mismos y desarrollando gastritis para demostrar luego la bacteria de una muestra de su estómago.

Barry J. Marshall, MD, (izq) and J. Robin Warren, MD, (der)

Esa dedicación y claridad de visión les valió para ser premiados con el Premio Nobel de Medicina en 2005.

¿Qué tan común es el problema? De acuerdo a extensos estudios en todo el mundo se estima que al menos la mitad de la población mundial está infectada con el microbio, aunque no todos desarrollan una enfermedad evidente. El problema es que en países no desarrollados cómo los de América Latina, la tasa de infección llega a un 90% en algunas regiones.

Y considerando que las condiciones de saneamiento ambiental, la calidad del agua y el nivel de pobreza son los principales factores de infección, podemos hacernos una idea de nuestra situación nacional.

Prevalencia por regiones o países. La distribución refleja las condiciones de saneamiento ambiental.

¿Y qué tiene que ver con el cáncer? Bueno eso y otros asuntos cómo los exámenes y tratamientos necesarios los abordaremos en las próximas entregas a fin de no sobrecargar la entrada de información.

Recuerde que puede hacer sus comentarios, preguntas o consultas personales usando el espacio para comentarios al final de esta y todas las entradas.

Hasta pronto y consideren no dejar que sus hijos (ni ustedes) besen a las mascotas o las mascotas a ellos, se ha comprobado que las especies de Helicobacter gatuna y canina infectan y producen enfermedad en el humano, si lo solicitan les daré las referencias.